La creación del manual imprescindible de Tunic

2 0
La creación del manual imprescindible de Tunic

Crear un mundo misterioso con un cuaderno que te cuente todo y nada a la vez.

¡Hola a todo el mundo! Me llamo Andrew y soy el desarrollador principal de Tunic, que llegará a PlayStation 4 y PlayStation 5 el 27 de septiembre. 

Tunic es una aventura de acción isométrica sobre un pequeño zorro en un gran mundo, donde explora, pelea contra monstruos y encuentra secretos. Sin embargo, la esencia del juego es el misterio y el descubrimiento. Antes de que empezara a trabajar en el proyecto (que originalmente se iba a llamar Secret Legend), quería hacer un juego que capturara el sentimiento de lo desconocido. Ese sentimiento delicioso de caer de golpe en un mundo lleno de secretos. Un extraño en un mundo extraño, preparado para desvelar sus misterios.

Una de las formas en las que quería conseguir que los jugadores se sintieran en un mundo que no les pertenecía, era rellenando el juego con un idioma extraño, que no pudieran leer. En lugar de señas sobre lo que hay tras cada esquina, mostraría algunos símbolos desconcertantes. En lugar de la pantalla con el inventario etiquetando las cosas con sentido, utilizaría las mismas runas desconocidas. Quería transmitir un sentimiento de transgresión, como si estuvieras jugando a algo que no deberías. Cuando era un niño pequeño aprendiendo a leer, jugaba a juegos confundido y sorprendido por todas las palabras que contenían. ¡Qué mejor forma de evocar ese sentimiento de la incertidumbre infantil que hacer que todo el texto sea un misterio!

Aunque, cuanto más lo pienso, más me doy cuenta de que me encantaban esta clase de misterios no solo en los juegos, sino también en los manuales que traían. (O “cuadernos de instrucciones”, como solían llamarse). Me empapaba de estos documentos una y otra vez, mientras que mis amigos preferían jugar al videojuego en sí. Llenaban mi cabeza con ideas de grandes aventuras, tesoros increíbles y criaturas terribles – todo ello sin tener en cuenta la realidad de los propios cartuchos en los que tenían que caber los juegos.

Y así, a lo largo de los primeros meses del desarrollo, Tunic tenía su propio idioma y el principio de su propio manual. El manual completo es algo que vas coleccionando conforme juegas al juego. Igual que en esas instrucciones de manuales antiguos, cada página está repleta de información: ilustraciones, consejos, mapas y, por supuesto, secretos. 

Una de mis cosas favoritas de los manuales clásicos es la creatividad de su maquetación y la variedad de estilos artísticos. Los sprites de 8 bits dejaban mucho a la imaginación, por lo que a menudo había ilustraciones: algunas de ellas espléndidas, otras encantadoramente descuidadas. Intentamos capturar esa misma variedad en el manual de Tunic, con profesionales encargándose de la parte decorativa de las cosas y yo dándoles bocetos.

Otra parte importante de capturar el sentimiento de hojear un manual de la vieja escuela es su aspecto físico. Está muy bien ver una imagen limpia y bonita, pero es todavía más encantador girar las páginas de algo que se siente como un objeto real. Hicimos un gran esfuerzo por reproducir los artefactos de los viejos procesos de impresión, incluso llegando tan lejos como para poner grapas visibles en medio del libro. Al pulsar el botón X, podrás ampliar cada página y apreciar todos estos detalles. Para hacerlo lo más real posible, hice una versión en el mundo real del manual y procedí a destruirlo. Lo doblé, lo rasgué, lo pegué y lo manché. Después, escaneé cada página de forma individual para usarla en el juego. ¡El efecto era sutil, pero creo que valió la pena!

La versión real del manual está en blanco. De esta forma, podríamos componer lo que necesitáramos sin repetir reimpresiones y destrozar un nuevo manual. ¡Esto es muy importante para un juego que ha sido localizado en 27 idiomas!

Si piensas “guau, suena peligroso hacer un juego en el que todo permanece secreto y la única ayuda que proporciona es un manual de instrucciones que no se puede leer”, estarás en lo cierto. ¡Sin embargo, parece que hemos dado en el clavo con Tunic! Cuando los jugadores encuentran un secreto que estaba oculto a simple vista, se sienten como si hubieran hecho un descubrimiento real. Es verdad que el objetivo de un juego es comunicar sus mecánicas y sistemas, pero si enmarcas esa comunicación como un misterio que hay que resolver, la revelación es aún más especial.

¡Esperamos que disfrutéis de Tunic!

Unirse a la conversación

Añadir un comentario

¡Pero no seas idiota!

Please be kind, considerate, and constructive.

2 Comentarios


    Loading More Comments

    Leave a Reply

    Por favor, introduce tu fecha de nacimiento.