Los detalles sobre la historia que debes conocer antes de jugar a God of War Ragnarök

1 0
Los detalles sobre la historia que debes conocer antes de jugar a God of War Ragnarök

Felicia Day y el hombre más listo del mundo, Mimir, resumen la historia hasta el momento en Myths of Midgard.

Los fans de God of War descubrieron una nueva personalidad de Kratos cuando God of War llegó a PS4 en 2018. Si aún no has experimentado la historia de padre e hijo viajando por los reinos de la mitología nórdica o hace ya tiempo que la jugaste, te ayudamos a ponerte al día.

Para prepararte para el lanzamiento de God of War Ragnarök el 9 de noviembre, hemos invitado a dos de los mejores cuentacuentos para resumirte el viaje de Kratos y Atreus en God of War (2018): ¡la increíble Felicia Day y el hombre más listo del mundo, Mimir! 

El nuevo vídeo Myths of Midgard es un cuento animado que relata los acontecimientos de God of War (2018) con el objetivo de ponerte al día de lo ocurrido en el juego. 

Pero antes de verlo, ¡cuidado, que hay spoilers! 

Los detalles sobre la historia que debes conocer antes de jugar a God of War Ragnarök

Obviamente, la mejor forma de experimentar God of War (2018) es asir el Hacha Leviatán y jugarlo personalmente (disponible con los planes de suscripción PlayStation Plus Extra y Premium*). También puedes adquirir la edición digital Deluxe de God of War (2018) por 14,99 € durante las rebajas de verano de PlayStation Store hasta el 17 de agosto. 

¿Quieres un resumen más detallado de God of War (2018)? Sigue leyendo para enterarte bien.

Resumen de la historia de God of War (2018) 

Nuestra historia comienza con un final: el funeral de Faye, madre de Atreus y esposa de Kratos. Su último deseo era que su familia esparciera sus cenizas en la cumbre más alta de todos los reinos. Esto da lugar a un viaje que obliga a padre e hijo a trabajar mano a mano conforme se enfrentan a los peligrosos bosques nórdicos, repletos de bestias, monstruos y dioses nada compasivos.  

El padre 

Kratos no consigue huir del dios que fuera otrora, y su pasado maldito como Fantasma de Esparta aún le persigue. Su relación con Atreus es distante, austera y está marcada por la disciplina. Ahora que trata de superar la muerte de su esposa, Kratos deberá aprender a ser el padre que su hijo necesita para que ambos sobrevivan al viaje por reinos lejanos hasta que puedan darle descanso a Faye.  

El hijo 

Atreus es un joven que lidia con la repentina muerte de su madre y un padre frío y distante. A pesar de tener una infancia marcada por la enfermedad, y habiéndose recuperado a duras penas para viajar, Atreus solo ansía cumplir el último deseo de su madre y demostrarle su fuerza a su padre. 

Tras aprender a usar el arco y a cazar gracias a Faye, Atreus espera tener la oportunidad de demostrarle a Kratos que puede ser de utilidad en su viaje y que ya no es el niño debilucho que era antaño. 

La llegada del desconocido 

Tras el funeral de Faye, Kratos y Atreus reciben la visita de un misterioso desconocido. Este hombre parece pretender enfrentarse al legendario dios de la guerra, llegado de una tierra lejana. Baldur afirma que lo envía Odín para investigar su hogar y sus moradores, dejando entrever que es posible que él y el resto de dioses nórdicos sean plenamente conscientes del pasado de Kratos, más incluso que su propio hijo. 

Ambos se enfrentan, destrozando el terreno y las rocas que rodean el hogar de Kratos, en una pelea donde este descubre que Baldur es incapaz de sentir nada; se ha vuelto insensible tanto al dolor como al placer. A pesar de ser un enfrentamiento ajustado, Kratos consigue dominar su ira y someter a Baldur. Aunque se ha deshecho de la amenaza más inmediata, Kratos se da cuenta de que su hogar y su hijo ya no están a salvo. Deben emprender ya el viaje, independientemente de si Atreus está listo o no. 

Amigos inesperados en lugares insólitos 

Creyendo que van en busca de la cima más alta de Midgard, Kratos y Atreus emprenden su viaje hacia la montaña más alta del reino. 

Por el camino conocen a los hermanos huldra, Brok y Sindri, herreros enanos de gran renombre. Aunque los hermanos tienen cierta tensión familiar, Brok y Sindri se ponen al servicio de Kratos al ver que porta el hacha Leviatán, un arma que forjaron personalmente para su amiga, Faye, la difunta esposa de Kratos. 

También se topan con la misteriosa bruja del bosque, que les ofrece su ayuda, así como su conocimiento para dominar el Bifröst, una herramienta mágica que permite a padre e hijo atravesar los Nueve Reinos. Poco después, se descubre que la bruja es Freya, la diosa vanir, madre de Baldur y esposa exiliada de Odín. 

¡Misión cumplida! ¿O no? (En absoluto). 

Cuando Kratos y Atreus por fin consiguen llegar a la cima con la ayuda de Freya, descubren que Baldur les está esperando, junto con dos descomunales cómplices: Magni y Modi, hijos de Thor. Espían a los dioses aesir, que interrogan a un hombre fusionado con un árbol, aunque se marchan rápidamente tras no conseguir sonsacarle información al esquivo prisionero. 

Mimir, otrora embajador y consejero de Odín, se describe a sí mismo como el hombre vivo más listo y recibe un castigo bajo la sospecha de haber traicionado al Padre Supremo. 

Les explica a nuestros héroes que, a pesar de haber llegado a la cima más alta de Midgard, aún no están en la más alta de todos los reinos. Su verdadero destino se encuentra en Jötunheim, y todo parece indicar que será un gran reto llegar hasta allí, puesto que la entrada permanece bloqueada. 

Mimir conoce otra forma de entrar, pero primero le otorga a Kratos el poder de decapitarlo, para que le suplique a la bruja del bosque que le reviva la cabeza con su magia y así librarse de la prisión de Odín.  

Tras descubrir la divinidad de Freya, Kratos desconfía de ella, al igual que de todos los suyos. Tras revivir a Mimir, le aconseja a Kratos que le cuente a Atreus que es mitad dios, al igual que su padre. Freya le advierte que negarle a su hijo su verdadera naturaleza solo lo hará sufrir. 

Ignorando su consejo, Kratos, Atreus y la cabeza revivida de Mimir parten en busca de las herramientas necesarias para abrir el paso hasta Jötunheim. 

Hijos de Thor 

En su viaje, los dos hombres que acompañaban a Baldur, Magni y Modi, atacan al trío. Luchan contra Kratos y Atreus de forma salvaje, aunque Kratos consigue asestarle a Magni un golpe letal. 

Modi huye, pero vuelve a encontrarse con padre e hijo más tarde. Espera recuperar su honor y demostrar que es digno del legado de Thor matando a Kratos. Modi le va ganando el pulso a Kratos, pero al ver que su padre corre peligro, Atreus activa por instinto lo que parece ser su propia Ira espartana.

Ignorante de su propia divinidad, Atreus se ve abrumado por la repentina oleada y cae inconsciente; parece que su enfermedad infantil ha vuelto y con más fuerza que nunca. Kratos se deshace de Modi, que huye rápidamente sabiendo que su vida corre peligro. Al ver que Atreus sigue vivo a duras penas, Kratos lleva a su hijo ante Freya, con la esperanza de que su magia pueda salvarle la vida.   

El precio de los secretos 

Freya le informa de que la enfermedad de Atreus se debe al conflicto que tiene en su interior entre su verdadera naturaleza como dios y su ignorancia ante tal hecho. Cree tener un tratamiento con el que despertará, pero necesita el corazón de una criatura de Helheim, el reino de los muertos.

Sabiendo que el hacha Leviatán, imbuida en hielo, no le será de gran ayuda en el páramo helado de Hel, Kratos vuelve a su hogar y recupera una parte de su pasado que esperaba haber podido dejar atrás: las Espadas del Caos. 

Estas espadas fueron otrora herramienta que desatara matanzas, además del símbolo de la servidumbre a la que Kratos estaba sometido ante los dioses griegos, a muchos de los cuales acabó matando como dios de la guerra. Consciente de que le servirían para salvar a su hijo, Kratos decide hacer frente a su pasado por el bien de Atreus y se equipa de nuevo con las Espadas del Caos. 

Kratos consigue el corazón que Freya necesita para salvar a su hijo. Cuando este recupera la conciencia, Kratos le cuenta su verdadera naturaleza como dios. 

A pesar de que la enfermedad de Atreus queda mermada tras descubrir el secreto, el chico cada vez se vuelve más arrogante. Modi vuelve a toparse con padre e hijo, e intenta acabar con ellos para volver a ganarse una pizca del respeto de Thor. Con el cuerpo maltrecho debido a la paliza de su padre por no lograr matar a Kratos y permitir la muerte de su hermano, Modi no supone amenaza alguna. Atreus apuñala a Modi, debilitado, desafiando las órdenes de Kratos, lo que acaba matando al dios de una vez por todas. 

Al ver que Atreus se ha vuelto cruel y arrogante al descubrir su divinidad, Kratos sabe que debe enseñarle a ser mejor antes de que sea demasiado tarde. 

Los pecados de la madre 

Tras reunir las herramientas necesarias para hacer un portal hasta Jötunheim, Kratos, Atreus y Mimir vuelven de nuevo a la cima de Midgard para viajar al reino de los gigantes. 

En cuanto llegan, sufren una emboscada por parte de Baldur. En lugar de seguir las órdenes de su padre y saltar por el portal que acaban de abrir, Atreus intenta luchar contra Baldur en solitario, dejándose llevar por su arrogancia. 

Kratos interviene, pero durante su enfrentamiento con Baldur, el portal a Jötunheim queda destruido. Baldur incapacita y captura a Atreus cuando el chico vuelve a intentar atacarle en solitario y parte hacia el Lago de los Nueve. Kratos le sigue y su batalla al final los lleva hasta la sala del viaje, donde Baldur intenta arrastrarlos a Asgard. En el último momento, Kratos desvía el Bifröst hacia otro reino, Helheim. 

En el reino de los muertos, les toca enfrentarse no solo a los espectros del pasado de Kratos, sino también del de Baldur. Mientras padre e hijo superan las pruebas de este reino helado, descubren que la invulnerabilidad de Baldur tiene origen en un hechizo que lanzó su madre.

Cuando nació, Freya descubrió que el destino de su hijo era ser asesinado. Para evitar que Baldur sufriese daños, lanzó un hechizo que le protegería de toda amenaza mágica y física. A pesar de la maestría de Freya, la magia de los vanir es inestable y difícil de controlar. El hechizo tenía una única debilidad que Freya no consiguió evitar: Baldur era sensible al muérdago. 

Conforme Baldur crecía, los efectos del hechizo se fueron haciendo patentes. La inmunidad a todo lo que le rodeaba también hizo que el dios ignorase todo lo demás: no solo no sentía dolor, sino que tampoco placer. A pesar de haberle rogado a Freya que deshiciese el hechizo, esta se negó a hacerlo por temor a que la profecía se hiciese realidad y su hijo muriese. El odio de Baldur creció, resentido con su madre por negarle la capacidad de sentir. 

Tras descubrir la relación de Baldur con Freya y la realidad de su condición, Kratos y Atreus escapan hasta Midgard, una vez aclarado lo sucedido y hecho las paces tras la muerte de Modi y el ataque de Baldur. 

La muerte de un dios 

Tras la destrucción del portal de Jötunheim, Mimir tiene una última solución que pueden probar para llegar al reino de los gigantes. Antes de que lo intenten, Baldur logra escapar también de Helheim y vuelve a atacar a Kratos y Atreus, aunque esta vez Freya interviene en el enfrentamiento. 

Furioso por la llegada de su madre, Baldur no solo pretende matar a Kratos y Atreus, sino también vengarse de su madre por el hechizo que le impuso en su nacimiento. 

Tras haber trabajado mano a mano durante sus viajes por los reinos, ahora padre e hijo luchan en armonía. Juntos hacen retroceder a Baldur, pero Freya intenta detener de nuevo el enfrentamiento sometiendo a Kratos. Conforme Baldur se dispone a asestarle el golpe final a Kratos, Atreus protege a su padre y se coloca entre los dos, lo que provoca que el dios aesir golpee la punta de flecha de muérdago que Atreus lleva en su carcaj. 

Con la flecha de muérdago atravesada en la mano, el hechizo al fin se rompe y Baldur, por primera vez en su vida, consigue volver a sentirlo todo: el dolor de la herida, el frío de la nieve bajo sus pies, el sol en la cara. 

Tras descubrir estas nuevas sensaciones, Baldur retoma su ataque con fuerzas renovadas, deleitándose en todas esas sensaciones que no había sentido nunca antes. 

Luchan de nuevo, pero tras unir fuerzas, Kratos y Atreus por fin consiguen derrotar a Baldur, que les exige que lo maten y acaben con su vida ahora que aún puede sentir. Freya les ruega que tengan piedad de su único hijo, a lo que Kratos accede, pues sabe de primera mano el dolor que siente un padre al perder un hijo. 

En cuanto se dan la vuelta, Baldur usa las pocas fuerzas que le quedan para intentar estrangular a Freya, en venganza por tantos años de tormento e insensibilidad. Freya acepta su muerte, esperando que su hijo halle la paz en su vida ahora que ella no estará. 

Kratos, al ver que Baldur está a punto de cometer sus mismos errores, decide intervenir para evitar que Freya muera a manos de su propio hijo. Incapaz de aceptar su muerte, Freya sostiene contra su pecho el cuerpo inerte de Baldur, jurando venganza contra Kratos por arrebatarle a su único hijo, aunque fuera para salvarle la vida. 

La cima más alta de todos los reinos 

Por fin libres para viajar a Jötunheim con la ayuda de los ojos del Bifröst de Mimir, Kratos y Atreus llegan a un templo de los gigantes, en cuyo interior encuentran grabado el viaje completo de padre e hijo. Los gigantes sabían lo que iba a pasar, así como lo que habían vivido anteriormente. 

Descubren que la propia Faye les había dejado esto. Resulta que Faye era una gigante, aunque jamás se lo había dicho ni a su marido ni a su hijo. Atreus al fin descubre toda la verdad sobre su linaje: no solo es mitad dios y mitad mortal, sino que también tiene una parte de gigante. 

Atreus tiene dos nombres, uno que le otorgó su padre y otro por parte de su madre. Loki era el nombre que Faye había elegido para él. 

Juntos, Kratos y Atreus esparcen las cenizas de Faye en la cima de Jötunheim, poniendo así fin a su misión. 

La llegada del Fimbulvetr 

Conforme vuelven a casa, Mimir les advierte que la muerte de Baldur marca el comienzo de la llegada del Ragnarök según la profecía.  

Kratos y Atreus se ven ahora envueltos en una profecía que predice un enorme cataclismo en los Nueve Reinos, así como una batalla tan descomunal que resultará en la muerte de muchos dioses aesir, como Odín y Thor. 

Padre e hijo deberán elegir su camino a medida que los gélidos vientos y las nevadas del Fimbulvetr azotan su hogar en Midgard.  

—– 

Descubre el resto de la historia en primera persona cuando God of War Ragnarök llegue a PS5 y PS4 el 9 de noviembre de 2022.

Para estar al tanto de las últimas novedades sobre God of War Ragnarök, sigue a Santa Monica Studio en Twitter, Facebook e Instagram.

*La biblioteca de juegos varía con el tiempo y en función del país o región y el plan. PS Plus está sujeto a una tarifa de suscripción recurrente que se renueva automáticamente hasta que se cancele. Se aplican términos y condiciones: play.st/psplus-usageterms

Se ha cerrado la sección de comentarios.

1 Comentario


    Loading More Comments

    Por favor, introduce tu fecha de nacimiento.