R-Type Final 2 | Nos subimos a la nave de la vieja escuela

0 0
R-Type Final 2 | Nos subimos a la nave de la vieja escuela

La R-9 despega de nuevo con un aspecto mejor que nunca en tu PS4.

Nuestros lectores más jóvenes quizá se sorprendan, pero cuando las videoconsolas empezaron a llegar masivamente a las casas de los usuarios, los padres de los años 80 y 90 se referían a todo aquello como “los marcianitos”. Frases como ‘todo el día estás matando marcianitos’ o ‘deja ya los marcianitos’ han sonado en todos los comedores de España a eso de las 2 del mediodía y todo aquello tiene una explicación. En realidad… desencaminados no iban.

Cuando los videojuegos empezaron a convertirse en una industria grande, lo hicieron a partir de géneros que se repetían una y otra vez poblando las pantallas y los ojos de todo el mundo, y claro, uno de ellos era shoot ’em up espacial, o dicho de otro modo, los juegos de naves… o dicho aún más coloquialmente, los juegos de matar marcianitos. Y en eso, R-Type era lo mejor de lo mejor.

La R-9 vuelve a volar con fuerza en R-TYPE Final 2 para PS4.

El juego de Irem llegó a las recreativas en 1987 (lo que en términos videojueguiles viene a ser cuando los dinosaurios poblaban la Tierra) con una calidad gráfica, sonora y fluidez a la que nadie en casa podía llegar. Solo los poseedores de una Turbografx (PC Engine en Japón) pudieron disfrutar de una buena conversión doméstica, y fijaos del titán del que estamos hablando, que el juego ni siquiera cabía en una sola Hu-Card. ¡Tuvo que dividirse y salir en dos partes! :O

Pero en fin, la historia de R-Type da para mucho, así que vamos a hacer un atajo para explicaros exactamente qué es este R-Type Final 2 que nos ocupa, porque si este es la segunda parte, tuvo que haber una primera, ¿no? Pues sí, y no es raro que no la recordéis, pues salió en nuestra querida PlayStation 2 hace ya nada menos que 18 años.

review r-type final 2
Carátula española de R-Type Final. Como veis, la prensa especializada le dedicó grandes elogios.

Con ese R-Type Final, Irem realizaba su último juego de la saga como tal, aunque también colaborarían con Tozai Games en la creación de R-Type Dimensions, que pudisteis disfrutar en PS3 en formato descargable (si lo jugasteis, podéis contarnos vuestras experiencias en los comentarios). El caso es que la compañía Granzella, formada por antiguos empleados de la misma Irem, ha recogido el testigo y, camapaña en Kickstarter mediante, se presenta en nuestras PlayStation 4 con R-Type Final 2, una oda al espíritu original de la saga y una puesta al día llena de material interesante para que las nuevas y viejas generaciones puedan sentirse a gusto.

R-Type para todos

Lo más destacable, claro, es la presencia de hasta cinco niveles de dificultad que van desde lo más hardcore hasta el más sencillo, bautizado por la gente de Granzella como modo Niños. Pero, ¡eh! no os echéis las manos a la cabeza aún, porque para nada desvirtúa la experiencia. Os aseguramos que superarlo del tirón no será nada sencillo.

Y claro, si el modo Niños no es tan fácil como suena, imaginaos el resto: un infierno de proyectiles por doquier pondrán a prueba todos vuestros sentidos y vuestra capacidad para mostrar grandes reflejos y unos nervios de acero. Si os habéis criado con esos videojuegos en los que no se preguntaba ‘¿por dónde vas’? sino ‘¿hasta donde llegas?’ os vais a sentir como en casa. R-Type Final 2 es puro videojuego, de ese que solo se supera a base de probar y probar, de memorizar dinámicas, de saber casi con los ojos cerrados cuando te toca ir hacia arriba y cuándo hacia abajo… bueno, ya sabéis a qué nos referimos.

¿El objetivo? El de siempre, sobrevivir hasta el final del escenario y derrotar a los jefes finales de la fase, jefes por cierto que contienen alguna que otra referencia a aquellos que llevan haciéndonos sudar desde finales del s.XX. El primero de ellos es, por ejemplo, la cría del Dobketratops, el jefazo mítico del primer nivel que incluso vemos criogenizado aquí también durante el combate. Si no lo habéis derrotado varias veces en vuestra vida… bueno, eso es que habéis pilotado poco. 🛸

Así era el Dobketratops hace tres décadas. Ahora, intentad pronunciarlo sin changaros la mandíbula 😀

Tenemos un esquema tradicional de scroll lateral con unos gráficos de hoy día que elevan por mucho el listón visto hasta ahora en la saga. R-Type Final 2 se ve como hubiéramos querido en su momento que se vieran los shmup del futuro; con partículas, efectos de iluminación y todo lo que requiere un buen matador de marcianos del s.XXI. Además, para dotar de mayor profundidad al juego, contamos también con diversas naves a nuestra disposición y que tienen tipos diferentes de disparo para cada una de ellas. En total, hay 99 diferentes, aunque al igual que ocurre con otros extras, algunas solo las podréis desbloquear si participasteis en su momento en el crowdfunding. Cada una puede ser además personalizada mediante un menú de edición que nos permitirá hacerle ciertos retoques.

Las naves, por cierto, nos darán mayores o menores posibilidades de superar los niveles en función de su tipo de disparo; no son meramente ornamentales, y aquí es donde también debemos centrarnos en otro elemento clásico de la saga que en R-Type Final 2 tiene un papel fundamental. Sí claro, no podía ser otro: la Fuerza.

En R-Type Final 2 nada es seguro. Vigila lo que tienes delante… pero también lo que tienes detrás.

Esa cápsula de color naranja que podéis ver en nuestro gameplay de arriba es ya vieja conocida para los fans de R-Type y bien deseada por su polivalencia a la hora de avanzar. La podemos dejar suelta por el espacio disparando automáticamente a todo lo que se mueve, la podemos acoplar a la parte delantera de la nave para potenciar nuestros disparos, la podemos acoplar a la parte trasera para disparar hacia atrás, y por si fuera poco, también hace las veces de escudo. ¿Alguien da más? ¿Cuánto costaría algo capaz de hacer tantas cosas en la teletienda? Pues aquí revolotea por los niveles siempre dispuesta a prestarnos una ayuda sin la cual seríamos chatarra espacial en lo que dura el parpadeo de una estrella.

Y no es la Fuerza lo único a nuestra disposición. Como ha ocurrido siempre, los numerosos power-up que nos vamos encontrando por el camino convierten poco la R-9 en una máquina de matar capaz de disparar misiles y rayos láser en todas direcciones, pero sí… cada vez que muráis, desaparecerán. Así es la vida; así es R-Type: duro, con mucho que aprender, muy difícil de dominar y solo apto para aquellos con paciencia y perseverancia. ¿Sois de esos? Pues entonces no esperéis más y haceos con R-Type Final 2 en PS Store ya. Además, podréis jugarlo también vuestra PS5 😉