A Tale of Paper – Ser indie y lecciones aprendidas

0 0
A Tale of Paper – Ser indie y lecciones aprendidas

Desde hace varios años, los videojuegos han pasado a formar parte de la vida de millones de personas. Muchos hemos crecido con ellos, visto su evolución y otros han entrado en este mundo hace poco descubriendo miles de títulos nuevos y pasados.

Y durante estos años ha nacido y crecido un género que se ha hecho un hueco enorme en la industria, ya no son sólo las grandes empresas las que dominan el mercado, ahora hay otros…

Los videojuegos independientes o, más comúnmente conocidos, “indies”.

Nosotros formamos parte de este grupo y A Tale of Paper, nuestro primer videojuego, es nuestra pasarela de entrada al mercado de los videojuegos. Pero, ¿Qué hay detrás de un juego indie?  ¿qué supone ser desarrollador indie? Bien, estas preguntas tendrán respuestas distintas según quien las responda, pero nosotros os contaremos nuestra experiencia.

Normalmente estos títulos son creados por personas o equipos de desarrollo más pequeños sin el apoyo financiero y técnico de grandes publishers. Lo que no quiere decir que sean de menor calidad; al contrario, la industria indie ha triunfado por el hecho de traer experiencias innovadoras y diferentes de las que nos puede ofrecer cualquier gran empresa.

Nuestro equipo, en el que solamente somos tres personas, nació en unas aulas de una universidad de videojuegos de Barcelona. A Tale of Paper fue el proyecto de fin de curso con el que decidimos emprender este viaje y, tras ganar el premio a Mejor Juego del Año 2018 en los Premios PlayStation, nos empujamos a sacar este título adelante.

Siendo una empresa tan pequeña no nos podemos permitir hacer superproducciones; estamos en los inicios y hay que ser consecuentes de las limitaciones de las que sufrimos y sufren otros estudios como el nuestro. Pero estas limitaciones no empeoran un producto simplemente cambian su desarrollo y la forma en que se plasma en el título.

Esto supone buscar rutas alternativas a formas de contar historias, por ejemplo, en nuestro caso la narrativa es contada toda por escenarios, elementos que hallas en estos y pequeñas cinemáticas. Así podemos contar una historia sin la necesidad de diálogos, actores de doblaje, textos y todo lo que esto supone. Es una práctica que debe hacerse en cualquier aspecto del desarrollo y que hace relucir aún más a estos títulos, ya que nos demuestra que no hay solo una ruta o guion a seguir para hacer un videojuego.

Es cierto que trabajar en esta industria es complicado y si se es indie aún más, pero cada vez disponemos de más ayudas y, sobre todo, de un gran público que adora este tipo de obras y apoya su desarrollo. Esto hace que los juegos indies puedan sobrevivir en este océano de grandes empresas y hacer suyo un gran hueco del que podemos estar orgullosos.

Raúl Roldán (Open House Games)

Unirse a la conversación

Añadir un comentario

¡Pero no seas idiota!

Please be kind, considerate, and constructive. For other topics, head to our Forums.

Leave a Reply