Supervivencia en Spelunky 2: consejos para una expedición/transición exitosa

0 0
Supervivencia en Spelunky 2: consejos para una expedición/transición exitosa

Si quieres desentrañar los secretos más profundos de Spelunky 2, vas a necesitar ayuda. Y mucha práctica.

¡Hola de nuevo, exploradores! Hace muchas lunas (siete años para ser exactos), redacté en este blog una guía de supervivencia de Spelunky HD con consejos y trucos para principiantes, basada en mis innumerables (779 solo en PS4) viajes por las cuevas y más allá.

Por fin hemos llegado al altar de Spelunky 2, la secuela de uno de los mejores juegos con la influencia más discreta de todos los tiempos, y tras pasar un tiempo significativo con la copia de prelanzamiento, estoy listo para compartir algunas lecciones. Es decir, un puñado de consejos (algunos tangibles, otros filosóficos) tanto para los jugadores que vuelven como para los que no conocen aún las profundidades. Agarraos fuerte: las paredes se mueven… otra vez…

  • Prepárate para fallar. Tanto si es la primera vez que jugáis como si le habéis echado miles de horas a la franquicia, no cometáis el error de creer que Spelunky 2 es como otros juegos, ni siquiera como Spelunky HD. Sí, vais a necesitar algo de destreza y conocimientos de mecánica para poder dedicarle más de unos pocos minutos, pero la otra mitad del progreso en Spelunky es aprender cómo encaja todo. Los elementos del nivel que se generan y cómo es moverse entre ellos, el comportamiento de los enemigos, cómo interactúan entre sí, las distintas cantidades de daño que puede hacerte todo, etc, etc, etc. Se os dará mal durante un tiempo hasta que empecéis a asimilar cantidades ingentes de información, así que no os frustréis. Solo tenéis que aceptarlo de antemano y disfrutar de la incalculable recompensa que supone mejorar en el juego y empezar a comprender cómo encaja todo.
  • ASP: Acumula Sin Parar. Mi guía de Spelunky HD original empezaba con el consejo de llevar siempre algo (una piedra, una flecha, una rata) para activar trampas y lanzarlo a futuros enemigos. Aunque esto sigue siendo importante y a menudo te salva la vida, las pequeñas criaturas ambientales de cada nivel (los escarabajos peloteros del primer mundo, por ejemplo) ya no activan trampas de flechas, y ahora hay más formas de esquivar o absorber ese daño. Pero lo que es aún más importante esta vez es recoger todo el oro y las gemas que veáis (o que encontréis destrozando vasijas, en especial la “vasija del fantasma” si podéis romperla sin peligro cerca de la salida de un nivel). ¿Por qué? Porque los objetos que se pueden comprar en las tiendas de Spelunky 2 son todavía más útiles, variados y divertidos, y querréis poder permitiros todo lo bueno.
  • Lo viejo vuelve a ser nuevo. Lo dicho, los objetos para equiparse en Spelunky 2 son la mar de útiles, no solo los nuevos (el Power Pack (Mochila de poder) es una forma tan divertida como caótica de subir de nivel), sino en concreto los que han renovado del primer juego. La Brújula es muy práctica para guiarse hacia la salida en mundos nuevos y desconocidos o estresantes como la Jungla renovada, y ahora también indica (algunas) salidas ocultas una vez empecéis a descifrar los muchos secretos que guarda el juego. El Bumerán es la caña porque ahora vuelve a vosotros incluso después de realizar lanzamientos más complejos, y es sorprendentemente asequible en las tiendas. El Guante de escalada ya no se autoadhiere a las superficies (hay que mantener pulsado un botón para tener esa opción), lo que elimina el único fallo de uno de los mejores objetos del juego. También hay que tener en cuenta pequeñas desmejoras como las de la Escopeta, que ahora da culatazos incluso mientras colgáis de cuerdas, lianas o cadenas (a no ser que tengáis el ya mencionado Power Pack (Mochila de poder)). Y por último, la Capa, que ahora es superimportante por… algunas razones ;-).
  • De vuelta a los orígenes. Por muy chulas e importantes que sean las herramientas extra, un buen espeleólogo sabe que las más esenciales son aquellas con las que se empieza: un látigo, algunas bombas y cuerdas (y quizás un poco de agallas). Y para sacarles el máximo provecho, hay que entender cómo funcionan exactamente. Con el tiempo os guiaréis por el instinto, pero el látigo tiene un rango y hit box muy específicos (se nota mucho la diferencia con respecto a Spelunky HD) que requieren enfrentarse a algunos enemigos de distinta manera. Tal vez queráis probar a golpear murciélagos con un “latigazo hacia atrás”. El radio de las bombas también es distinto en comparación con Spelunky HD, y saber cuán lejos tenéis que estar por seguridad (o cuántos bloques podéis hacer explotar) puede salvaros de la ruina. En cuanto a las cuerdas, recordad que podéis usarlas para atacar a enemigos que estén sobre vosotros en caso de apuro y, ¡sorpresa!, los dependientes cabreados pueden trepar por ellas para pillaros (lo cual puede ser de ayuda en ciertas ocasiones).
  • Los pájaros son la clave. Las nuevas monturas sobre las que podéis cabalgar en el juego son tan útiles como divertidas, y cuanto antes os acostumbréis a usarlas, mejor. Esto se aplica principalmente a los Pavos que encontraréis en el primer mundo, los cuales, una vez domesticados, os permiten hacer saltos dobles, absorben algo de daño por vosotros y pueden transportarse como una maleta ligera como una pluma cuando no sea conveniente o seguro montarlos por un determinado obstáculo. Tardaréis un poco en acostumbraros a ellos, pero merece la pena el esfuerzo. Y si no, por lo menos podéis asarlos con una antorcha o bomba para conseguir unos deliciosos y revitalizantes corazones. Cabalgar sobre el Perro de roca en el mundo Volcana es una tarea delicada, pero si os las apañáis, obtendréis aliento de fuego e inmunidad al fuego (para la montura, no para vosotros).
  • Antorchas: las nuevas piedras. Muchos de los enemigos nuevos de Spelunky 2 se eliminan tras varios golpes, así que la piedra estándar es menos efectiva que antes (eso sí, sigue siendo genial para activar trampas). Las flechas que lancéis ya no se romperán cuando atraviesen a enemigos más débiles como los murciélagos, pero yo os recomiendo ENCARECIDAMENTE que conozcas a vuestra nueva mejor amiga: la antorcha. Podéis coger una golpeando cualquier hoguera con el látigo; hacen dos puntos de daño cuando están encendidas y se pueden volver a prender rozándolas con una lámpara encendida. Hasta podéis usarlas para cocinar pavos (vosotros, monstruos) y libraros del primer minijefe lanzando unas pocas. ¡No subestiméis a la humilde antorcha!
  • Que el Camino llegue a ti. Yo le recomendaría a los nuevos jugadores que se lo tomen con calma (pero tampoco con demasiada calma, no vaya a aparecer el fantasma) y se fijen en cómo se comportan los enemigos, las cintas transportadoras y demás antes de lanzarse a por ello. Dejad que lo inesperado sea de esperar y evitad sorpresas desagradables observando en silencio como ninjas hasta que podáis avanzar de la forma más segura. (Sobre todo por los topos del primer mundo; fijaos en sus patrones y dejad que pasen de largo, ya que pocas veces merece la pena enfrentarse a ellos). Para los jugadores experimentados, el Camino significa algo totalmente distinto. ¿Y sabes qué? Lo descubriréis con el tiempo y cada paso que deis será una nueva y maravillosa revelación. Pero procurad evitar el miedo a perderos algo por no averiguarlo inmediatamente, o de que sea el único modo posible de dominar el juego. Tan solo disfrutad del placer que es Spelunky y emplead vuestro tiempo en mejorar de nuevo. Tardaréis más de lo que creéis, y estaréis mejor equipados que nunca para afrontar los desafíos más despiadados. Lo que me lleva a…
  • ¡Crea un podcast sobre Spelunky! Los podcasts están muy de moda en este extraño mundo en el que vivimos (¿será por eso que Spelunky 2 transcurre en la Luna?), ¿así que por qué no buscáis unos cuantos amiguetes con los que explorar las profundidades? Podéis aprender mucho solo con que un amigo os mire y os haga sugerencias, o jugando por turnos. Todavía no he probado el modo cooperativo en línea como es debido, pero doy por hecho que es excelente. Pero aparte de eso, intentad no ir de cabeza a buscar spoilers y secretos de Spelunky 2 en internet porque hay muchísimos, y descubrirlos mientras juegas (o investigarlos en grupo) es de lo más satisfactorio. ¿Os acordáis de cuando nunca sabíais nada de nada? ¿Os acordáis de cuando compartíais rumores y teorías con vuestros amigos en las salas de recreativos? Spelunky 2 es el juego perfecto para eso, así que hablad entre vosotros por lo menos durante las primeras semanas… tal vez no por internet. Y si no tenéis colegas así, os hablaré de otro tipo de compañía: el podcast que yo mismo presento, Eggplant: The Secret Lives of Games (antes conocido como The Spelunky Showlike), en el que iniciaré una miniserie de análisis en profundidad sobre Spelunky 2 a partir de este viernes (09/18), para que al menos podáis escucharnos y jugar con nosotros.

¡Y eso es todo! Spelunky 2 es un cofre del tesoro que guarda un diseño brillante, desafíos, risas, secretos y, bueno, un tesoro. Espero que ahora os sintáis algo más preparados para el viaje. ¡Buena suerte, exploradores!

P.D.: ¡Muchísimas gracias a mis copresentadores Zach Gage y Doug Wilson por su contribución! Y a Derek Yu no solo por este magnífico juego, sino también por autorizar esta publicación.