Publicado el

8 novedades irresistibles de Borderlands 3

Buscar la Cámara es más divertido que nunca con los disparos alternativos, los deslizamientos, las puntuaciones de objetos y mucho más.

Casi siete años después de la última entrega principal de Borderlands, estamos más que preparados para volver al mundo de Claptrap. Si habéis jugado a las anteriores, ya sabéis de qué va todo esto: acción cooperativa desenfrenada y una selección de armas sencillamente brutal.

Borderlands 3 ofrece la fórmula de looter-shooter cooperativo que tanto nos gusta, pero también incorpora una serie de novedades que mejoran la experiencia, como armas aún más catárticas, clases muy diversas, un montón de cambios que hacen la vida más fácil y mucho más.

Estos son los detalles que más me llamaron la atención durante una sesión de prueba que tuve hace poco.

1. Las armas son una pasada

El desarrollo de Borderlands consiste en encontrar armas cada vez más bestiales con las que fulminar a los enemigos.

Estas armas son más satisfactorias y destructivas que nunca. Ahora, además de que aparecen puntos de daño encima de la cabeza de los enemigos, notaréis que la respuesta y el impacto son mucho más convincentes. Podéis pegarle un buen escopetazo a un pobre bandido para hacerlo volar por los aires y rematar la faena en cuanto vuelva a ponerse en pie.

El sonido nítido y potente de los disparos y las ráfagas será música para vuestros oídos.

2. Hay armas demenciales para dar y tomar

Hablando de armas, hay muchísimas y todas producen sensaciones diferentes. Hay subfusiles que se convierten en minitorretas al recargar, armas que tienes que remojar cuando se calientan, y otras que permiten mantener pulsado el gatillo para acumular energía y disparar munición corrosiva o incendiaria. Como podéis ver, estos juguetitos ofrecen variedad y personalidad a raudales.

3.Los buscadores de la Cámara son muy distintos entre sí

Nunca me había costado tanto elegir una clase en Borderlands. Aquí todos los personajes tienen su punto. Moze invoca a su oso férreo, una máquina que le proporciona una armadura más resistente, además de escudo y una artillería montada en el hombro con la que puede liarla parda. FL4K puede volverse invisible y hostigar a los enemigos con la ayuda de sus fieles mascotas, un skag y un rakk.

Amara, la sirena, hace aparecer armas espectrales que atrapan y machacan a los adversarios. Y Zane, gracias a su turbio pasado como agente secreto, puede usar drones y clones que le permiten distraer a los malos, además de teletransportarse hasta su posición.

Estoy impaciente por saber cómo se complementarán a largo plazo las distintas clases de buscadores de la Cámara.

4. El disparo secundario da aún más opciones

Borderlands 3 on PS4

Muchas de las armas de Borderlands 3 tienen un modo de disparo secundario que da más vidilla a los combates y se activa pulsando el botón hacia abajo. De esta forma, una ametralladora con visor puede transformarse en un letal rifle de francotirador. También podéis cambiar de un atributo elemental a otro para congelar a los enemigos y después achicharrarlos o lanzar una lluvia de cohetes explosivos con una pistola. Da gusto encontrar armas con disparo secundario, ya que básicamente son dos por el precio de una.

5.Las puntuaciones de objetos facilitan el intercambio

Las armas, las granadas y los escudos tienen un montón de estadísticas, por lo que comparar el botín puede resultar bastante laborioso. Los más puristas podrán seguir haciéndolo a la antigua usanza, pero a todos los demás nos basta con fijarnos en las utilísimas puntuaciones de los objetos.

Estos sencillos números os ayudarán a haceros una idea de si el botín que acabáis de encontrar es mejor que el que lleváis equipado. Me encanta esta nueva función porque me permite cambiar el equipo al vuelo y volver a la acción. ¡Se acabó perder el tiempo con mejoras que no merecen la pena!

6.El movimiento es fluido y natural

Borderlands 3 tiene el mejor control de la saga, y no me refiero únicamente al manejo de las armas. Escalar salientes da sensación de libertad, algo que Gearbox ha sabido aprovechar para integrar puzles muy interesantes en el entorno.

El movimiento de deslizarse también debuta por todo lo alto en la saga. En una ocasión, salí corriendo hacia un barril explosivo, me deslicé por el suelo y se lo lancé a un enemigo, todo en un único movimiento tan fluido como placentero.

7. El humor es marca de la casa

Borderlands 3 es una locura en todo menos el control.

Una misión inolvidable en el frondoso Eden-6 nos presenta a Balex, una inteligencia artificial con conciencia, y la voz del inimitable Ice-T. El malhablado Balex ha perdido acceso a su “cuerpo” principal debido a un incidente y ahora reside en un osito de peluche que se encuentra en un estado lamentable. En su misión tendréis que explorar unas instalaciones comidas por la maleza e infestadas de unas criaturas llamadas “ratch”.

El caso es que estos parásitos son contagiosos y, para colmo de males, la inteligencia artificial que controla el lugar es una antigua pareja de Balex que todavía se siente despechada. No voy a destriparos nada, pero os aseguro que esta misión es absolutamente delirante.

8. Zonas más exóticas

Corretear y pegar tiros por el paisaje posapocalíptico de Pandora sigue siendo una maravilla, sobre todo ahora que hay escenarios como Eden-6. En Eden-6 hay de todo, desde un bosque mortífero hasta una aldea en las copas de los árboles, pasando por unas instalaciones abandonadas con tecnología de vanguardia. Gearbox también ha dejado caer que habrá bulliciosas ciudades futuristas, pantanos llenos de peligros y mucho más.

La locura looter-shooter de Borderlands 3 está a la vuelta de la esquina. Será mejor que vayáis organizando el equipo (hasta cuatro jugadores online y dos en pantalla dividida), porque cargarse a los bandidos y los dinosaurios salvajes de la galaxia siempre es más divertido en compañía de amigos. La nueva aventura de Gearbox llega a PS4 el 13 de septiembre.

0 Comentarios
0 Respuestas del autor

Al cabo de 30 días se desactiva la opción para dejar comentarios en los mensajes.

Historial de edición