Publicado el

Casey Hudson, de BioWare, recomiendo sus 5 juegos favoritos de PS4

El director general del estudio habla de los juegos que le han cautivado como desarrollador y jugador.

Lo que más me gusta de los videojuegos es cómo se hace magia al combinar el arte con la tecnología con afán de crear experiencias nuevas e impactantes.  Aunque…, lo cierto es que no juego a muchos videojuegos distintos.  En su lugar, busco unos pocos cada año que me llaman la atención y me obsesiono con ellos, primero metiéndome de lleno en la experiencia y luego intentando entender cómo funcionan. 

Tanto cuando jugaba a videojuegos de pequeño como ahora, que dirijo un estudio de desarrollo, siempre he pensado lo mismo: si un videojuego me encandila, es posible que si descubro cómo lo han hecho, pueda crear experiencias mágicas y novedosas para otros. 

Aquí os presento algunos de los juegos que me han cautivado de forma especial como jugador y como desarrollador…

1. Inside

Me encantó Limbo, de Playdead, así que tenía muchas ganas de jugar a Inside. Superó mis expectativas.  Lo que más me impresionó de Inside fue el modo en que se entrelazan sin dificultad las ingeniosas mecánicas de juego con los espectaculares elementos visuales para terminar creando una narrativa que invita a reflexionar. 

En el juego podemos encontrar varios ejemplos especialmente significativos, como una secuencia en la que debes adecuar tus movimientos al comportamiento del grupo para seguir adelante.  Cuenta con algunos momentos de narración visual que permanecerán en mi memoria para siempre y, al terminar el juego, no podía parar de preguntarme por el significado que había más allá de lo que había experimentado. 

2. Until Dawn

No acostumbro a jugar a videojuegos de supervivencia y terror, pero un amigo me recomendó Until Dawn y he de admitir que me encantó.  Da miedo, pero no es excesivamente sangriento ni busca manipular las emociones del jugador. Crea una experiencia narrativa de inmersión a través de encuentros interesantes entre los personajes y una tensión palpable.  Y, sí, ¡cuando jugué me llevé unos cuantos sustos!

Es difícil evocar miedo en un jugador sin recurrir a sustos fáciles y creo que, en ese sentido, Until Dawn ha hecho un buen trabajo gracias a un cuidado desarrollo, desde la dirección artística y las interpretaciones (que incluyen la de Rami Malek), hasta su novedoso enfoque en cuanto a la visualización de las decisiones del jugador mediante un efecto mariposa.  Es un videojuego al que me gusta volver a jugar de vez en cuando, cuando juego de noche a oscuras, para ver si me sigue asustando.

3. GTAV

He jugado a todos los GTA y todos me han gustado, pero nunca me he adentrado mucho en la historia.  Simplemente disfrutaba de que fuera un videojuego de mundo abierto.  Al principio hice lo mismo con GTA V, pero el propio mundo era tan amplio y estaba tan bien ejecutado que quise sacarle el máximo partido al juego siguiendo la trama. 

Es el primer GTA que he terminado y creo que la calidad de la narración y las innovaciones que introduce en esta materia están infravaloradas.  Incluso ahora es el juego al que recurro cuando lo único que quiero es relajarme y escapar en el mundo digital.

4. Thimbleweed Park

Para mí, este videojuego encierra un tipo de magia diferente: la nostalgia.  De pequeño jugaba mucho a videojuegos estilo “point and click” (apuntar y hacer clic) de aventura, así que tenía muchas ganas de jugar a un videojuego nuevo creado por una leyenda de este género: Ron Gilbert. 

Tiene un montón de acertijos disparatados y muchos personajes dignos de ser recordados gracias a sus divertidas intervenciones y a un doblaje excepcional.  Pero lo que lo hace especial es su forma de recrear los mejores elementos del género a la vez que introduce nuevos elementos creativos y de diseño que le dan un toque actual.

5. Unravel Two

Terminé Unravel 2 con mi hijo de diez años y tengo que decir que se trata, probablemente, de la experiencia de juego cooperativo más gratificante que jamás haya tenido.  La creativa utilización de la lana para balancearse da lugar a acertijos verdaderamente complicados, pero tan bien creados que nunca nos quedamos atascados. 

Supimos cómo seguir adelante experimentando de forma cooperativa y los propios experimentos eran divertidos.  El juego me gustó; en gran parte, por las charlas que suscitó entre mi hijo y yo para resolver los problemas. 

Y, mientras llevábamos a cabo los retos más difíciles, pudimos apreciar el alegre sistema de movimiento y el precioso trabajo artístico.  Unravel 2 ha hecho que hablemos del simbolismo de la experiencia y de temas relacionados con la infancia (acoso, hermanos, soledad…) que se abordan de forma superficial en el juego. Por ello, es uno de mis ejemplos favoritos del poder de los juegos como representación artística. 

¿Qué te ha parecido este artículo?
Inicia sesión para comentar
1 Comentarios
0 Respuestas del autor

Buena lista de favoritos si señor

Historial de edición