Escalada: los 5 picos más Uncharted

1 0
Escalada: los 5 picos más Uncharted

¿Se atreverían los protagonistas de Uncharted con estas peligrosas montañas?

Cuando jugamos con Nathan y Chloe parece sencillo, cosa de niños, pero la escalada es uno de los deportes más arriesgados que existen. Hay que entrenarse bien, cargarse de provisiones, desarrollar una excelente técnica y, sobre todo, prepararse psicológicamente para afrontar una experiencia dura y exigente.

Y aunque hay incontables montañas y paredes escondidas por el mundo, algunas inaccesibles para el ser humano, os presentamos las 5 que los escaladores consideran las más difíciles y peligrosas:

 

Top 5- Macizo Tsaranoro (Madagascar). 400 metros

Quizá no sea una de las más altas, pero sí es una de las rutas más peligrosas. Especialmente la vía ´Tough Enough`, una pared muy lisa que exige una excelente técnica para ser trepada.

El famoso escalador checo Adam Ondra consiguió ascenderla en un solo día, demostrando que, pese a su nombre, para él no era lo ´suficientemente dura`. Sin embargo, sus paredes de granito han creado muchas dificultades a centenas de escaladores, en especial su parte alta, y por eso es conocida en el mundo de la escalada como ´El Yosemite de África` (más tarde se entenderá el porqué de este nombre). Al estar situada en una isla tendremos que ir en barco o avión, pero el resultado merece la pena tal como muestran Sean Villanueva y Siebe Vanhee en este vídeo.

Top 4- Ulvetanna, Queen Maud Land (Antártida). 1.750 metros

No sólo es la escalada más larga del ranking, sino que también es la más gélida e incómoda: una pared vertical de casi dos kilómetros a -25º de temperatura. Una experiencia que un profesional tarda casi dos semanas en ejecutar.

Su nombre significa “colmillo de lobo” debido a su forma puntiaguda y su color blanco cuando nieva. Se coronó por primera vez en 1994, aunque una de las subidas más destacadas fue la de Leo Houlding en 2013, ascendiendo su tramo más complicado y recopilándolo todo en la película “The Last Great Climb”. Puedes ver el ´making of` aquí:

 

 Top 3- Naranjo de Bulnes, Asturias (España). 500 metros

El Picu Urriellu, como se llamaba originalmente, está situado en la cordillera de Picos de Europa (Asturias). Fue escalado por primera vez en 1904 por el célebre Pedro José Pidal, acompañado del sherpa, en nuestro caso un pastor, Gregorio Pérez «El Cainejo”.

Su ruta más peligrosa es la llamada Orbayu, un ascenso que resultaba inexpugnable hasta que en 2009 los hermanos vascos Eneko e Iker Pou lograron lo imposible. Conquistaron una de las paredes más insurrectas del mundo marcando un nuevo hito en la escalada. Más tarde se atrevieron a hacerlo con su padre, y en esta ocasión lo grabaron:

 

Top 2- Gran Torre del Trango (Pakistán). 1.300 m.

Considerada estéticamente una de las paredes más atractivas del planeta, resulta uno de los retos más bonitos para todo escalador. A pesar de su hermosura y sus llamativos colores, es uno de los muros verticales con mayor caída, complicándose más aún por una climatología generalmente adversa. Su ascensión es muy larga; tanto que los escaladores tienen que dormir en tiendas de campaña clavadas en la pared.

La Gran Torre forma parte del cordón Karakorum y fue escalada por primera vez en 1977 por una expedición de cinco aventureros comandados por Galen Rowell. Desde entonces, su fama se ha multiplicado, convirtiéndose en uno de los desafíos imprescindibles para las grandes figuras de la escalada y de otros deportes extremos.

Top 1- Yosemite (EEUU), 1.000 m

Y en lo más alto, nunca mejor dicho, del ranking de paredes peligrosas nos encontramos con la famosa ´El Capitán`, situada en Estados Unidos. Es la meca de la escalada, la cumbre con la que sueñan todos los Nathan Drakes de la montaña. Y es que sus casi mil metros de subida vertical están llenos de trampas y rutas inaccesibles.

No es la más alta, no es la más bonita, pero es la más difícil. Los primeros que lograron coronarla en 1958 (Warren HardingWayne Merry y George Whitmore) tardaron nada menos que 47 días. Un mes y medio ascendiendo por una pared de un kilómetro capaz de llevar al límite al mejor de los alpinistas.

 

No sería justo olvidarnos de otras dos paredes que son un referente en la escalada: el Monte Asgard (Isla de Baffin, Canadá) y el Petit Dru (Francia). En total siete muros, como las siete maravillas de la montaña, por las que los aventureros ponen en riesgo sus vidas. Aunque seguro que Nathan, experto en superar cualquier obstáculo que se interponga en su camino, lograría hacerse con todas.

Cada una esconde una historia llena de dificultades y valentía, pero en nuestro planeta hay un número incalculable de paredes que merece la pena escalar y disfrutar. ¿Conoces alguna otra que deba ser visitada?

Se ha cerrado la sección de comentarios.

1 Comentario