5 modos en los que Watch Dogs 2 te anima a saltarte las normas

0 0
5 modos en los que Watch Dogs 2 te anima a saltarte las normas

¿Por qué estás tan serio? Ubisoft ofrece mucha diversión en su sandbox diseñado para que seamos traviesos. 

¿La vida real te aburre? No te preocupes. Ubisoft tiene algo para ti. En Watch Dogs 2 puedes ‘portarte mal’; un sandbox virtual que tiene de todo para divertirte a tope haciendo ‘travesuras’ (o siendo testigo de lo que pasa…). Vale, tenemos el modo historia y las misiones. Pero más allá de ofrecer una típica continuación en la línea de la primera entrega, los creadores de la saga esta vez han querido verter un poco de caos en esta nueva ruleta de la suerte… o de habilidad…

“A medida que juegas obtienes más notoriedad con la gente poderosa con lo cual las cosas se ponen más serias a medida que avanzas”, explica Colin Graham, director de animación. “Pero nunca se pierde ese tono divertido. Y creo que es lo que quieren los jugadores: no quieren pasar mucho tiempo en un universo oscuro y deprimente, también quieren divertirse”.

Con esto en mente, echad un vistazo a por qué Watch Dogs 2 está destinado a dibujar una amplia sonrisa en vuestro reluciente rostro.

1) Algo más que una cuestión de moda

Personalizar el modo de vestir no es algo nuevo en los videojuegos, pero en Watch Dogs 2 puedes sentirte como si de verdad estuvieras escogiendo lo que mejor te sienta.  ”La mayoría de la ropa que ves que llevan la gente que pasa por el juego, puedes encontrarla en una tienda”, dice Andrew Kephalidis, animador de ‘gameplay’.

“Así que si ves a alguien con un look que te gusta, puedes sacarle una foto utilizando tu móvil ‘ingame’ para tenerlo de referencia, ir y comprar lo que quieres”.

Lo que significa que puedes copiar el estilo de alguien: encuentra el look de esa persona y cópiale. Después hazte un selfie como símbolo de tu victoria (lo cual puede que moleste a la persona que salga en la foto contigo).

TITLE

Existen literalmente miles de camisetas, trajes, camisas, bolsas, ítems secretos y más artículos que pueden hacer que crees tu estilo. “Me gusta ir en algunas misiones con las Crocs – zuecos – y en ropa interior”, admite Adrew.

2) Caos en tres dimensiones

Ser un hacker y un creador de cultura significa que el protagonista, Marcus Holloway, tiene acceso a una impresora avanzada en 3D, con lo cual puede crear una variada cantidad de armas incluyendo un lanzador de granadas y rifles con mira telescópica. Y por encima de todo esto también puede utilizarla para vestir a sus drones con un gran número de adornos.

Pero tu dron por control remoto tiene más actitud aún: equipado con un ‘speaker’ para proferir insultos a cualquiera que tú elijas. Lo cual puede causar una serie de problemas imprevisibles…

Irónicamente, Marcus también tiene una solución más personal para la gente que se meta con sus creaciones. “El arma de repuesto de Marcus es esencialmente una pelota para lanzar y una cuerda”, dice Andrew. “Pero con ella puedes noquear a alguien o simplemente golpearle”.

Sí, puedes meter caña a la mafia y potencialmente a tus amigos con un simple juguetito. Perfecto.

3) El látigo del motorista fantasma

TITLE
El hecho de poder hackear un vehículo supuso mucha diversión en Watch Dogs, así que su continuación eleva esta posibilidad a un nuevo nivel. “Puedes hackera un coche para quitarlo del camino, pero también puedes moverlo por control remoto”, dice Colin.

“Así que habrá ocasiones en las que los jugadores habrán hackeado un coche para comenzar a conducir, y después salten al capó del coche… y comiencen a bailar”.

“En una de nuestras sesiones de prueba, uno de nuestros jugadores iba calle abajo en una grúa extensible elevadora, e incluso así podía pararse a sacar un rifle y disparar a otros jugadores”, ríe Colin.

“Los jugadores que estaban abajo, en la calle, estaban tratando de averiguar cómo alcanzarle. Así que le lanzaban bombas y activaron sus drones para que volaran hasta arriba y dejarán caer IEDs, de tal modo que con la escopeta podías tratar de disparar desde el aire dichos proyectiles. Todo esto sucedía mientras los polis estaban en la calle tratando de disparar a todos. Era un caos absoluto”.

4) La gente al poder… o no

Cada ciudadano en el juego tiene su propia personalidad y humor, lo que va a medir sus reacciones con respecto al caos que creáis. La verdad, si robas un coche puedes obtener una típica respuesta (ya sea que seas atacado, que se llame a la policía, o que alguien te saque una foto con el móvil), pero puede que salgas disparado por el parabrisas lo cual será aún más divertido.

TITLE

“Tuvimos un testeador que decidió dar un puñetazo a un transeúnte en el juego, que se había vuelto loco y este respondió al golpe”, comenta Colin. “Pero entonces nuestro testeador le dijo al personaje que se calmara. El civil comenzó a andar, alejándose, pero nuestro testeador en ese momento decidió insultarle…”

“El transeunte volvió y comenzó a pegar a nuestro hombre, pero entonces otra persona vio la pelea y llamó a los policías. Llegaron y arrestaron al pobre transeunte.”

“Así que nuestro jugador volvió volvió y se sacó un selfie con el transeúnte y terminó siendo arrestado. Creo que también fue capaz de compartir la foto…”.

5) Ellos sacan una pistola, tú sacas un… teléfono móvil

Pongamos que el escenario de aquí arriba no es el que te gustaría y que el inocente transeúnte saca un arma (entonces ya no sería tan ‘inocente’). En vez de mancharte las manos, puedes sacar tu teléfono móvil y ponerle en un aprieto inmediatamente… puede que pasen unos cuantos segundo, pero antes de que puedas decir “e… ¿esto no es ilegal?”, una pistola saldrá y acabará con tu objetivo.

Aunque su eficacia puede depender de otras circunstancias, está en el juego. “Habitualmente cualquier tipo de tiroteo causará que alguien termine llamando a la policía”, dice Andrew. “Pero si ven a algún matón armado llegando, le cogerán. Y si hay perros alrededor y se sienten amenazados, también pueden atacar a los transeúntes”.

En resumen, puedes causar muy rápidamente un escenario lleno de alboroto. ¿La mejor parte? Que mientras mantengas la calma, nadie sospechará que tú lo has empezado todo. Y si tienes una cámara ¿por qué no sacar fotitos?