Un último vistazo a The Last Guardian

2 0
Un último vistazo a The Last Guardian

Probamos un nuevo código a falta de poco menos de un mes para su lanzamiento.

The Last Guardian impresiona cada día más a medida que lo vamos conociendo mejor. Hace poco os contamos nuestras impresiones con el código que probamos en Barcelona Games World y, hoy, a falta de un mes para su llegada a las tiendas, queremos hacer lo propio con la última versión de prueba que nos ha llegado a nuestras oficinas. Una versión distinta, donde los espacios cerrados y angostos por los que guiamos a Trico hace unas semanas dan paso a un enorme entorno abierto lleno de precipicios para dejar a las claras que sin la ayuda de este entrañable ser alado no seremos nada en nuestra búsqueda. ¿Y qué es lo que buscamos? Eso habrá que esperar al 7 de diciembre para saberlo, aunque de momento, nuestra última prueba a los mandos de The Last Guardian ya nos deja una valiosa pista: hay más ‘Tricos’ en este mundo, de hecho a uno de ellos lo pudimos conocer justo al final, antes de que la pantalla se pusiera en negro y nos dejase con unas ganas locas de poder tener el producto final en nuestras manos. ¿Pero qué vimos antes de eso?

20160927_133721_0_0

Pues lo que vimos es una prueba más de que Fumita Ueda y su equipo manejan las emociones y el arte del puzle como nadie más en esta industria. Porque sí, normalmente no pensamos en ello, pero diseñar un puzle y una manera de resolverlo interesante, divertida, lógica y con la dificultad puramente necesaria requiere de unos conocimientos y de un ingenio que no muchos poseen. El equipo de GenDesign nos dice una vez más que ellos sí están a la altura con un código en el que no es que haya puzles por resolver en el escenario, sino que el propio escenario, así como sus protagonistas, son el puzle en sí mismos.

La versión que probamos consistía en unas ruinas situadas entre abismos infinitos que debíamos recorrer sin caernos. A simple vista pudiera no parecer tener mucho misterio esto. A fin de cuentas tenemos a Trico de nuestro lado, así que si parafraseamos a Nathan Drake, ¿qué podría salir mal? Pues lo que sale mal es que en medio del escenario hay unas vidrieras con forma de ojo que por alguna razón parecen repeler a nuestro plumífero amigo. Ya nos encontramos en Barcelona, y por qué impiden el paso de Trico es un misterio aún por resolver, pero de momento lo que nos interesa es que, si queremos avanzar, deberemos quitarlos de en medio. Para ello deberemos tirar de inventiva, de nuestra capacidad para buscar caminos donde a simple vista no los hay y, por qué no, de una gran tolerancia al vértigo, ya que si trepar por enredaderas puede parecer más o menos seguro, hacer funambulismo por una cable suspendido a ‘nosesabecuantos’ metros de altura produce la sensación contraria.

The Last Guardian

En cuanto al desarrollo, no sería descabellado decir en esta última demo había ciertas trazas que nos recordaban en parte al género de la aventura. No estamos diciendo que The Last Guardian sea un juego de acción. Ni mucho menos. Tampoco pretende entrarnos por los ojos a base de espectacularidad y tensión, no. Su plan es mucho más ambicioso; es el plan de entrarnos por todos los sentidos, y si para ello tiene que recurrir a dejarnos suspendidos de una cuerda que se rompe, de una cornisa que se quiebra o ponernos entre la espada y la pared, lo va a hacer. Su ritmo es pausado y su belleza inconmensurable, pero en ciertos momentos sufriremos por la integridad del niño al que controlamos e incluso por la de Trico. Esto contribuye a aumentar las sensaciones que es capaz de transmitir The Last Guardian al jugador; unas sensaciones con las que otros títulos solo sueñan.

The Last Guardian

No nos cansamos de decir que el juego es una maravilla a tantos niveles que nos resulta casi imposible analizarlos todos. Simplemente terminaremos diciendo que el vínculo que tendremos con Trico es tan estrecho que llegados a cierto momento de nuestro trayecto, deberemos dejarnos caer desde lo alto confiando en que él nos cogerá. Tras esto seguimos avanzando y avanzando agarrados a su cuerpo y sorteando obstáculos, al igual que GenDesign ha tenido que hacer durante estos últimos años para, por fin, poder traer esta obra maestra a nuestras PS4. Y fijaos si The Last Guardian es diferente a todo lo visto que, al igual que en ICO y Shadow of the Colossus, durante gran parte de nuestro trayecto no escucharemos música de fondo. ¿Quién se atreve hoy día a hacer algo así? Solo Ueda y los suyos pueden permitírselo. Solos Trico y nosotros. Solo el silencio como banda sonora. Y solo ello es más de lo que montones de juegos ofrecen. El 7 de diciembre marcará un antes y un después y estamos deseando que llegue.

Se ha cerrado la sección de comentarios.

2 Comentarios

  • Parece que haber esperado 10 años, ha merecido la pena, creo que este juego perdurara en nuestra memoria.

    • “La historia detrás de The Last Guardian” :)…. Y merecerá la pena, sin duda…!!!
      Yo estoy convencida.