Race the Sun llegará el próximo verano a PS3, PS4 y PS Vita

1 0
Race the Sun llegará el próximo verano a PS3, PS4 y PS Vita

Este juego independiente promete poner tus reflejos al límite.

El deseo de ir a toda velocidad parece estar totalmente arraigado en nuestra propia naturaleza. Race the Sun es un intento de plasmar ese deseo de velocidad de una forma básica: quitar de en medio todas las pretensiones y dejar a los jugadores que vivan, la velocidad en estado puro y brutal. Al hacer un videojuego con este objetivo en mente supone en gran medida llevar a cabo un proceso de prueba-error y añadir un puñado de nuevas ideas.

13109754195_72b8bf7659_o

Los objetivos

Cuando se probó por primera vez el prototipo que se convirtiría después en Race the Sun, en seguida se vio que era algo especial. Cada vez que el equipo del estudio de desarrollo independiente Flippfly, creadores del juego, probaban su versión de prueba, las sensaciones eran muy buenas. Cuando chocaban y acababan la partida la frase que más se repetía era “una vez más, voy a correr una vez más y fijo que lo hago mejor”. La sensación era por tanto la típica que se siente cuando echas una partida en un arcade al que te enganchas desde el principio y te picas por batir tu propia marca.

Después de un período de discusiones internas y algunas buenas ideas, Flippfly decidió establecer algunos objetivos claros para el desarrollo de su juego Race the Sun. Tenía que ser rápido, divertido y desafiante. Sabían que algunos de los juegos más rápidos que ahí en el mercado están sobrecargados por una serie de complejas reglas de juegos y unos controles intrincados. Flippfly quería que Race the Sun fuera divertido desde el principio. El mantra de su desarrollo ha sido “fácil de aprender pero difícil de dominar”.

Fácil de aprender

El mayor problema que abordar era el control. Cuando pones las manos en los controles de cualquier juego de carreras (no importa lo complejo que este sea) por regla genneral se centran en hacer que tu vehículo gire a derecha o izquierda. Se decidió que se quería convertir el mecanismo en elgo super simple.

Cuando se está simulando la física de un objeto real que se mueve en un espacio en 3D, hay muchas cosas a considerar. La aceleración, la inercia y la resistencia deben ser calculadas, y los algoritmos de control necesitan actuar en armonía con esas fuerzas. Cada pequeño cambio en una de las variables hace que los controles se sientan totalmete diferentes.

Así que el proceso de desarrollo se basa en hacer pruebas, jugar, intentar un número diferente de variables, volver a probar, volver a probar un algoritmo diferente y suma y sigue. El proceso lleva su tiempo pero en última instancia funciona. El equipo de Flippfly no paró en su empeño hasta que alcanzaron el mejor equilibrio posible: ni demasiado difíciles ni demasiado fáciles.

13109849303_16f265d4b0_o

Difícil de dominar

Después de unos meses de trabajo, FlippFly tenía un vehículo que parecía perfecto para ser conducido a gran velocidad, y un mundo bastante básico por el que pilotar. Aaron, el programador, había creado un sistema de procesamiento de tal manera que el entorno podía continuar indefinidamente, y se pensó en el poder de la energía solar como fuente de energía y velocidad. La esencia del juego estaba ahí, es cierto, pero faltaba algo.

Estaba claro lo que se necesitaba: un diseño a mano de más y variados obstáculos en el mundo, pero (al ser un equipo de desarrollo pequeño) el equipo de FlippFly no sabía cómo podría conseguir esto en un período razonable de tiempo.

Y aquí es dónde aparecieron las ideas de Aaron, el programador, con su idea de que el mundo fuera una combinación de elementos diseñados a mano y por procesamiento aleatorio. Al final el resultado fue que se fue capaz de hacer complejas combinaciones de obstáculos en orden corto. Esto también quería decir que se podía reorganizar el mundo por sí mismo cada día, con lo cual era imposible predecir que sería lo siguientes.

 

13110035974_d2598664cb_o

En el horizonte

Hacer este juego ha sido una locura para Strippfly, pero sobre todo divertido y los desarrolladores aseguran que han conseguido lo que querían. La esencia sencilla inspirada en el género arcade está ahí, y junto a esta base muchas más capas de complejidad que permitirán a los jugadores más avanzados conseguir puntuaciones más altas. La experiencia central del juego se basa en vivir la velocidad a tope en estado puro.

La prioridad  al llevar el juego a PlayStation es mantener la coherencia en esa experiencia. Al final el juego será compatible con la función Cross Save y también contará con Cross Buy. Todo encaja en el lugar perfecto en Race the Sun, y este verano llegará el juego a PS3, PS4 y PS Vita.

Estamos deseando que opinéis sobre el juego, porque siempre es un placer oír qué es lo que parece y qué esperáis de Race the Sun.

Se ha cerrado la sección de comentarios.

1 Comentario