PlayStation.Blog en español

Las ciudades y clases de Final Fantasy XIV: A Realm Reborn

2 0
Las ciudades y clases de Final Fantasy XIV: A Realm Reborn

Tres ciudades, 19 clases y una gran aventura que vivirás en el próximo MMO de Square Enix para PS4.

Bienvenidos a un nuevo post sobre todas las novedades que se van conociendo respecto a Final Fantasy XIV: A Realm Reborn para PS4. Seguro que muchos de vosotros ya habéis jugado a la primera fase de la beta, que tuvo lugar entre el 22 de febrero al 3 de marzo. Habrá sido tiempo apenas suficiente para que podáis probar una o dos clases en una única ciudad, ¿verdad? Bien, entonces es el momento perfecto para que hablemos un poco de las otras.

Sois libres de comenzar en cualquiera de las tres ciudades: Gridania, Ul’dah o Limsa Lominsa. La mayoría de vosotros querréis acostumbraros primero al juego, con lo cual podréis jugar solos para alimataros a cada elemento. Hast el nivel 15 contaréis con un montón de misiones locales y aventuras que os estarán esperando para que os adentréis en ellas.  A partir del nivel 15 en adelante, todo el mundo del juego se abre ante vosotros e iréis teniendo acceso al dirigible y al resto de ciudades.

Si quieres jugar con tus amigos, simplemente tienes que elegir tu clase y empezar en la misma ciudad, y podréis formar ya vuestro grupo.

Una vez que hayáis adquirido una clase, podréis cambiarla en cualquier momento (fuera de una situación de combate y de mazmorras), simplemente equipándoos con el arma que se asocia a la clase en cuestión. Así de sencillo.

Pues empecemos.

Gridania – En armonía con el bosque

Gridania se encuentra en el corazón del Black Shroud (Sudario Negro), un gran bosque ancestral. Como ya habréis adivinado, las clases que comienzan en Gridania se basan en gran medida en la armonía con la naturaleza, la caza y la supervivencia. Si queréis empezar el juego con serenidad y en medio del esplendor de la naturaleza, esta es la ciudad idónea.

Gridania

Las clases de Gridania se adecuan a su gran abundancia de recursos naturales. Es la ciudad de partida para:

  • Archers – los maestros de la caza con arco y flecha
    Los Archers pueden causar daño a distancia y se especializan en mantener al enemigo a raya lanzando una lluvia de flechas. Los Archers pueden entrenar para luego convertirse en Bards.
  • Lancers – capaces de detener al más fuerte de los jabalíes con su gruesa armadura
    Los Lancers son luchadores cuerpo a cuerpo, capaces de infligir un daño considerable a cualquier enemigo que sea lo bastante tonto como para ponerse al alcance de su lanza. Pueden entrenar para luego convertirse en Dragoons.

 

  • Conjurers, pueden invocar la magia natural para beneficiar a sus amigos y hechizar a sus enemigos
    Los Conjurers son doctos en potente magia curativa y prefieren mantener una distancia considerable entre ellos y el enemigo. Los Conjurers pueden entrenar para luego convertirse en White mages.

Y por supuesto también hay una gran industria basada en los bienes que proporciona el bosque. Por eso aquí se han establecido los gremios de las siguientes clases:

  • Leatherworkers (curtidores), expertos en transformar el cuero curtido en recias armaduras.
  • Carpenters (carpinteros), maestros en doblar, torcer y serrar la madera para que se adapte a sus necesidades.
  • Botanists (botánicos), encargados de proporcionar un gran número de ingredientes a los demás trabajos.

En el siguiente vídeo podréis escuchar un poco de la música de fondo de Gridania:

Ul’dah – La Joya del Desierto

Si lo vuestro es el comercio, entonces tenéis que ir a Ul’dah. La capital del comercio, situada en el centro de un gran desierto, sentó sus cimientos gracias a los industriosos comerciantes de Lalafell y está muy orgullosa de la riqueza que ha ido amasando a lo largo del tiempo. Si queréis poneros a prueba en un clima duro, esta es vuestra ciudad.

Uldah

Las clases que tienen su hogar en esta bulliciosa ciudad son algunas de las más temidas de toda Eorzea.

  • Thaumaturges, maestros de la magia destructiva y siempre al borde de la oscuridad
    Los Thaumaturges lanzan una lluvia de caos a sus enemigos en forma de fuego, rayo y hielo desde un extremo del campo de batalla, terminando rápidamente con cualquiera que se cruce en su camino. Pueden entrenar para convertirse en Black mages.
  • Pugilists, capaces de provocar el caos con poderosas armas de puño
    Los Pugilists son orgullosos luchadores cuerpo a cuerpo que apalean a sus enemigos y rivalizan con los Thaumaturges a la hora de infligir daño. Pueden entrenar para convertirse en Monks.
  • Gladiators, diestros adeptos del escudo y la espada
    Los Gladiators son luchadores de primera línea y siempre intentan evitar que sus objetivos ataquen a sus amigos. Pueden entrenar para convertirse en Paladins.

Hay otros gremios que encuentran muy atractivos los bulliciosos mercados y la riqueza de esta ciudad.

  • Goldsmiths (orfebres), capaces de forjar joyas llenas de magia a partir de gemas y otras materias preciosas.
  • Alchemists (alquimistas), que elaboran mezclas poderosas para fortalecer a los aliados y debilitar a los enemigos.
  • Miners (mineros), que extraen gran cantidad de materias preciosas de la tierra para abastecer los mercados.
  • Weavers (sastres), que convierten las telas más exquisitas del mundo en sofisticados trajes o armaduras para los dotados de magia.

En el siguiente vídeo podréis escuchar un poco de la música de fondo de Ul’dah.

Limsa Lominsa – Enfrentándose a las olas
Si siempre os han gustado la brisa fresca y la tierra verde y fértil cerca de una maravillosa playa, y se os hace la boca agua cuando pensáis en comer marisco, vuestro sitio está en Limsa Lominsa. ¡Lo que una vez fue un refugio para piratas, ahora se ha convertido en una de las ciudades más bellas de toda Eorzea!

Limsa

Si os gusta luchar, mejor que os guste de verdad, porque Limsa Lominsa alberga dos gremios de renombre para aquellos dispuestos a enfrentarse al mismo océano:

  • Arcanists, maestros de la magia a través de ecuaciones y fórmulas
    Los Arcanists utilizan sus libros para calcular los hechizos, tanto los de ataque como los curativos, ¡y mantienen a raya al enemigo invocando bestias mágicas! Pueden entrenar para convertirse en Summoners o Scholars.
  • Marauders, maestros de la destrucción gracias a sus fieles hachas
    Son luchadores de primera línea a los que todo enemigo debería temer o, si no a ellos, a sus temibles y enormes armas capaces de mandar un barco al fondo del mar. Pueden entrenar para convertirse en Warriors.

¡Pero nadie puede decir que unos viejos piratas no pueden ganarse la vida de forma honrada! Aquí hay un montón de gremios con los que ganar algo de dinero.

  • Armorers (armeros), capaces de retorcer el hierro y el acero para que alberguen y protejan los grandes músculos necesarios para manejar armas grandes y destructivas.
  • Blacksmiths (herreros), pueden crear desde cuchillos de cocina hasta pesadas hachas.
  • Culinarians (cocineros), pueden convertir casi cualquier cosa comestible en una comida saludable, tonificante y deliciosa.
  • Fishers (pescadores), proporcionan a los culinarians y los alchemists una variada selección de frutos marinos y pescados.

Y por último, pero no menos importante, echad un vistazo a la música que os esperará cuando estéis en Limsa Lominsa:

Vaya, el artículo ha quedado más largo de lo que pensaba. ¡Me alegro de que sigáis leyendo todavía! ¿Pensáis que deberíamos profundizar un poco más en las clases en las próximas publicaciones? Si pensáis que sí, ¡podéis dejar un comentario!

¡Y eso es todo esta semana!

Se ha cerrado la sección de comentarios.

2 Comentarios

  • Que bonito juego y que bonito paisaje *_*

  • Jugué a la primera fase de la beta en PS4 y me encantaron las mejoras y nuevas funciones. Me alegra que hagáis estos artículos, porque al no salir en español me temía que la gente no se adentrase mucho en este juego, y con estas noticias varias personas pueden interesarse en él. Estoy deseando ver más información que nos traigáis.

    Por cierto, el vídeo con la música de Ul’dah es en realidad el de Limsa Lominsa, a ver si podéis echarle un ojo.