Ya hemos probado Final Fantasy XIII-2

0 0

Recientemente tuvimos ocasión de acudir a las oficinas de Warner Bros Interactive para probar el que será la segunda continuación que un capítulo de la saga Final Fantasy haya tenido en toda su historia. Ya sabéis, la primera vez que hubo que colocar el 2 detrás de uno de los nombres más famosos de la historia de los videojuegos fue con Final Fantasy X-2, juego que si bien no obtuvo por completo el beneplácito del público sí que supo aportar aires nuevos a la saga con su particular ambientación “cosplayera” y estética J-Pop.

111013_event_(US)_02_RGB

Pues bien, no es ese esta vez el camino que el productor Yoshinori Kitase ha decidido seguir para llevarnos de nuevo a un mundo ya conocido por las legiones de fans que pueblan el planeta, sino que por lo visto, en esta ocasión nos encontraremos con un RPG más continuista y de corte más oscuro a la vez que maduro. Sin embargo, que no se asusten todos aquellos que no se vieron del todo satisfechos por el planteamiento jugable de Final Fantasy XIII. El adjetivo “continuista” está ahí únicamente para que nos entendamos, pues en verdad os podemos decir que para Final Fantasy XIII-2 se avecinan cambios, y esos cambios afectan profundamente a los mapeados, la exploración y la manera de relacionarnos con el entorno.

Pero vamos a explicarnos bien. Seguramente en cuanto habéis empezado a leer estas líneas os ha surgido instantáneamente la siguiente pregunta: ¿otra vez un pasillo? Bueno pues la respuesta es rotundamente “no”. Probamos el juego durante varias horas y esta vez los escenarios son más abiertos, lo cual unido a un desarrollo más propio del RPG tradicional da como resultado un juego más divertido, variado, dinámico y ágil. De hecho ahí va un apunte: en esta entrega se podrá saltar. Y sí, parece una tontería teniendo en cuenta que saltar es algo tan antiguo como los propios videojuegos, ¿pero en qué Final Fantasy recordáis haber podido hacerlo, eh? Algo tan simple como esto resulta ser una verdadera muestra de intenciones y del interés mostrado por Square-Enix en que el juego pierda rigidez. A esto ayuda además el hecho de que hayan vuelto los tradicionales PNJ’s dispuestos a charlar y que los pueblos tengan casas que visitar y no sean meros decorados como ocurrió en la última entrega.

100110_RGB

Final Fantasy XIII-2 incluirá también algunas novedades, todas ellas para seguir dinamizando el juego, como son los Quick Time Events que salpican las escenas cinemáticas o el Live Trigger, que es como han denominado al hecho de poder elegir diferentes respuestas cuando estemos hablando con algún personaje, algunas de las cuales incluso nos otorgarán pequeñas recompensas. ¿Recordáis que en la décimo tercera entrega no había mucho más que hacer aparte de combatir y ver vídeos? Bueno, pues eso es lo que se ha intentado mejorar con todos estos añadidos que sin embargo no van a ser los únicos que veamos. De hecho, otra novedad es un curioso sistema de captura y entrenamiento de monstruos. Estos no solo nos servirán como compañeros en la lucha, sino que también podrán ser consumidos en aras de potenciar nuestro equipamiento.

111008_mons_battle_(US)05_PS3_RGB

Lo único que se ha mantenido intacto es el sistema de combate aunque, eso sí, con una salvedad, y es que los enemigos ya no están deambulando por el mapa a la espera de nuestra llegada, sino que ahora surgirán de manera espontánea a nuestro paso. Sin embargo, tal y como ya ocurría en Final Fantasy XIII podremos decidir si evitarlos o combatir, en cuyo caso podremos obtener ventajas si iniciamos la batalla mediante un golpe certero cuando el denominado Reloj Moguri (una circunferencia que cambia de color) esté todavía en verde. Pero por lo demás todo se mantiene como lo vimos en el juego original: combates ágiles y veloces, cambios instantáneos de formación, cambio de rol de los personajes etc. Es decir: lo que mejor funcionó ahí sigue, como no podía ser de otra manera.

111008_mons_battle_(US)07_PS3_RGB

A todo esto, seguro que como buenos conocedores de la saga, la palabra Moguri os habrá sonado a algo. ¡Pues claro! hablamos de esos simpáticos bichos voladores “apeluchados” que hicieron su debut en el ya muy lejano Final Fantasy III y que aquí de nuevo harán acto de aparición, pues como se ha demostrado a lo largo de estos años, cualquier historia o ambientación es buena para encajar un Móguri (o un Chocobo pero estos no los contamos porque ya aparecían en Final Fantasy XIII). Esa es una de las señas distintivas de la saga: los argumentos siempre serán diferentes, pero los elementos comunes se comparten. Del mismo modo este juego comparte personajes y localizaciones con su predecesor, aunque cabe recordar que en esta ocasión la protagonista no será Lightning sino Serah, quien junto a un personaje llamado Noel Kreiss recién llegado de Valhalla iniciará una aventura espacio-temporal por distintos universos en búsqueda de su hermana desaparecida tras los sucesos narrados en el desenlace de Final Fantasy XIII. Por cierto, que si no recordáis o no presenciasteis el final de aquel juego sabed que FFXIII-2 incluirá un completo resumen para que entréis en materia.

111013_event_(US)_07_RGB

Pues eso es en definitiva lo que podéis esperar de este nuevo J-RPG; menos linealidad y más amplitud y variedad de situaciones. Por lo que hemos visto hasta ahora nos espera un Final Fantasy XIII que sin salirse de la modernidad (sobre todo en cuanto a estética y ritmo) sabrá recuperar parte del clasicismo y de las señas de identidad que hicieron grande la saga. Por cierto, además de jugar también tuvimos ocasión de entrevistar al propio Yoshinori. Permaneced atentos a PSBlog porque en breve la publicaremos y podréis saber todo lo que nos contó.