The Karate Kid – La crítica de Enrique Arroyo

0 0

DSC00022

Como ya sabéis, fanáticos del blog, la semana pasada Enrique Arroyo ganó el concurso de The Karate Kid. Su crítica fue la preferida por nuestro jurado, así que se llevó un fabuloso ordenador Sony Vaio P y una mini cámara Sony Bloggie, ideal para capturar tus momentos preferidos y compartirlos con todos en tiempo récord.

Y, como no podía ser de otra manera, queremos compartir con vosotros su interesante crítica, que Enrique ha decidido dividir en dos partes: una relativa a la parafernalia de la Premiere y otra más centrada en la película, que llegará a los cines de España el próximo 27 de agosto.

¡Esperamos que disfrutéis con el texto de Enrique tanto como nosotros!

TEXTO DE ENRIQUE ARROYO

Sobre la Premiere

Madrid, 21 de Julio, 19:00 horas, Plaza de Callao. Objetivo: asistir a la premier “The Karate Kid”. Los fans se concentran en los aledaños del Cine Callao a la espera de la aparición de los actores y productores del film. La expectación es máxima y la gente aguarda estoicamente bajo un sol de justicia; ¡casi 40º ¡ El esfuerzo merece la pena: por fin aparecen las grandes estrellas. Hacen acto de presencia la familia Smith, repartiendo autógrafos y dejándose hacer fotos para la multitud de fans que allí se arremolinan, y un Jackie Chan tan feliz que se refleja en su rostro durante todo el paseo que cubre la alfombra roja hasta la entrada al cine donde se proyectará la película. En definitiva, ha merecido la pena y las expectativas se han cumplido.

Cabe destacar la perfecta organización del evento, que permitió ver a las estrellas sin ningún incidente resaltable y cumpliendo con el protocolo en el horario fijado.

DSC00018

Sobre la película

Pues sí, se confirma la tendencia “revival” de los ochenta con la que Hollywood pretende amasar cientos y cientos de millones de euros en las mejores salas de cine de nuestro país.

Este es, precisamente, el caso que nos ocupa: The Karate Kid (2010), remake de la archiconocida con el mismo título que se estrenó a principios de los 80, dirigida por John G. Avildsen.  Tras arrasar en las taquillas estadounidenses y en la mayoría de los países en los que hace acto de presencia, en breve, aterrizará en España.  Y allí estuve yo para verlo y contarlo.

En resumen, esta película es un claro ejemplo de cine familiar y veraniego. La trama, aunque imagino que la gran mayoría ya la conoce, se centra en el personaje de Dre Parker (Jade Smith, hijo de Will Smith que, curiosamente este último, también  ejerce las funciones de productor del film), un chico joven que vive en Detroit con su madre (TaraJi P.Henson), una mujer viuda que decide aceptar una oferta de trabajo en Beijing (China).

Una vez allí, a Dre se le hace cuesta arriba adaptarse a las costumbres y hábitos del nuevo lugar de residencia. Es en el instituto donde comienzan sus problemas, puesto que al sentirse atraído por la chica más guapa de la clase también atrae los celos del abusón del “insti”, que sin mediar palabra, le regala un concierto de patadas y puñetazos al mejor estilo “Bruce Lee”. Pero antes de que lo remate con el golpe final, es salvado por el Sr. Han (Jackie Chan), que trabaja como conserje del edificio al que se muda el protagonista y que resulta ser un gran experto en artes marciales, a la vez que oculta un secreto (no lo voy a destripar…, que quiera conocerla que vaya a ver la película). En seguida, establecen una relación casi fraternal y fomentan una sólida amistad puesto que será Han quien deba entrenar a Dre para pelear en un combate contra Chen, con la única condición de que el enfrentamiento se desarrolle en una competición abierta.

A partir de aquí, nos centramos en la parte de la película del entrenamiento, que más que plagio, pretende hacer un homenaje del título predecesor del mismo título de los ochenta. Concretamente, Dre piensa que las enseñanzas y técnicas que intenta inculcarle el Sr. Han, son ridículas, pero con el tiempo se generará una confianza ciega y un entendimiento entre ambos muy fuerte, que conducirá a la resolución del combate (atención al guiño a la película orginal).

En resumidas cuentas: aunque la película dura más de 2 horas, no se te hace larga y puedes disfrutar de unos escenarios naturales realmente asombrosos, donde se rodaron escenas clave. Destacaría particularmente la escena en la que Han y Dre se encuentran en las montañas Wudang, donde el joven se fija en una mujer  que se entrena con una cobra.

Tal es el éxito que está cosechando que el estudio, Sony Pictures, ha dado luz verde a una continuación, tan sólo 4 días después del estreno de ésta.